Juan Antonio Cebrián: maestro del conocimiento humanista – por David Pinteño

“Soy malo con las fechas”. Cuantas veces, en un acto de sinceridad, hemos escuchado esta frase a personas, entre las que me incluyo, tanto en la vida cotidiana como en los medios de comunicación. Es cierto que a lo largo de una vida se suceden innumerables acontecimientos, algunos más relevantes que otros, y no todos son fácilmente ubicados cronológicamente pasado un tiempo. Es cierto también que en cuanto a su notabilidad, ocurren hechos que intrínsecamente quedan gravados en la memoria de las personas de una forma permanente.

Todo el mundo recordará que el 11 de septiembre del año 2001 cayó en martes, o como mínimo, recordará qué estaba haciendo en aquellas horas de la sobremesa, cuando, todavía en plena digestión, todos los medios de comunicación nos desvelaban con el ataque terrorista a las torres gemelas de New York. Algo así ha vuelto a pasar a todos aquellos fieles radiofónicos, que, madrugada tras madrugada, acudían fielmente con el propósito de subir una colina para bajar una montaña con Juan Antonio Cebrián en «La rosa de los vientos”.

Si alguien me preguntara, de aquí a muchos años, ¿qué hiciste el 20 de octubre de 2007?. Sin dudarlo, le describiría con todo detalle, el minuto a minuto de aquel sábado fatídico, de aquel fin de semana trágico que conmocionó a todos aquellos rosaventeros que, como cada sábado, encendieron sus aparatos radiofónicos algo antes que las señales horarias anunciaran que era la una de la madrugada. Esa madrugada, como muchas otras, acudí a la cita, aunque algo más tarde, buscando esa voz inconfundible, buscando ese velo nocturno que me arropara ante un frío repentino que parecía presagiar algún mal augurio. No encontré su voz, pero sí su silencio.

Juan Antonio Cebrián, en su andadura por las ondas, ha reinventado una forma nueva de hacer radio, y lo más importante, ha generado toda una legión de luchadores infatigables, de seguidores incondicionales que, junto a él, han crecido con ese espíritu humanista que profesaba. Muchos, en sus largas noches de estudio, lo han acompañado en su “Turno de noche” primero y, durante la ultima década, en “La rosa de los vientos”.

La bondad de Juan Antonio, su fuerza, optimismo, y su espíritu luchador no se olvidarán nunca, quedará impregnado en los corazones de todos sus familiares y amigos, y en todos aquellos que, sin conocerlo personalmente, estuvimos siempre muy cerca de él. Cuando vayamos a iniciar una empresa imposible pensaremos: “Voy a hacerlo, voy a hacerlo por ti Cebrián”.
Gracias por todo amigo.

David Pinteño. Gáva, Barcelona.

Cartas de los lectores. El Inconformista Digital.

Incorporación – Redacción. Barcelona, 25 Octubre 2007.

Cartas de los lectoresir a verlas

Aviso a navegantes– Los lectores que quieran enviarnos cartas para su publicación deben de hacerlo a través de la dirección de correo general, incluyendo en el tema del mensaje «cartas de los lectores» o «cartas al director». En función del número que tengamos y del interés que suscite el tema tratado serán publicadas unas cuantas una vez por semana.