Carta sobre Cuba y la UE – por Luis A. Sibrián

Amigos:

A continuación les comunico mi impresión sobre el intento de visita de un diputado del partido popular de España a Cuba en compañía de otros diputados de Holanda y otras personas, que no fueron admitidas en el territorio cubano por las autoridades de ese pais.

En primer lugar me parece un hecho montado para influír de manera negativa en la próxima discución y decisión de la UE sobre la politica a seguir hacia Cuba, que ya está en la agenda de ese organismo pan-europeo, y cuyo desarrollo posiblemente apunte a un enfoque distinto al de mantener las sanciones diplomáticas en vigencia, por un mecanismo diferente de presión hacia el gobierno de la Isla. Ahora con estos nuevos acontecimientos, ya no parece seguro de modificarse tal esquema de sanciones existente.

Reitero que me parece pues un montaje, creando un hecho que cae como anillo al dedo, porque está dando ahora opinión y ruido suficiente, a los amigos de endurecer las sanciones contra Cuba, y entonces se confirma que ha servido exactamente para poner argumentos en contra de la reconsideración prevista al respecto por algunos miembros de la UE.

En segundo lugar, comparar el hecho con ir a hacer algo similar en cualquier otro pais, en el cual no se tienen tal tipo de problemas con sus autoridades, intenta poner al gobierno cubano como el ejemplo de la represión y del secuestro de las libertades de los «turistas», extendiendo esta falta de libertad hacia todo el pueblo cubano.

Me parece que hay una extrapolación bastante maliciosa en el planteamiento mostrado por el euro-diputado involucrado en este caso, quien en lo particular pretende ignorar el estado especial de la isla, sometida a la mayor violación de los derechos humanos establecida por el bloqueo existente, decretado por EEUU, sobre la cual este señor ni siquiera recuerda.

Nada mas torcido en la realidad, porque ningún país tiene el bloqueo igual al de Cuba, ni las sanciones se extienden a terceros paises en virtud de la única ley en el mundo, dictada por un estado que alega jurisdicción sobre otro estado, como es la Ley Helms Burton, que tutela el «libre comercio» de EEUU y de terceros con Cuba.

A partir de alli, ya no son válidas ni aceptables las comparaciones hechas con terceros países con los cuales se menciona o se espera un trato diferente al otorgado por las autoridades cubanas, en este caso.

Ante tal ignorancia, es preferible no tener que aceptar políticos de derecha disfrazados de «turistas» y que además tienen una agenda que cumplir, con intereses específicos favorables a los enemigos declarados y activos de Cuba. Si algo quieren hacer en Cuba tal tipo de personas, pues simplemente que les cueste un poco más y que muestren su «valor» para actuar, y me parece que les resulta muy claro que no contarán con la colaboración de las autoridades cubanas para sus intenciones. Quejarse de ello, es una opereta de mal gusto, obediente a desconocer incluso la jurisdicción necesaria y obligada de tales autoridades.

Finalmente creo que la acción queda claro sobre todo para el pueblo y gobierno de España, que ha comenzado a intercalar voces y actos, en favor de un mejor trato para Cuba rompiendo el aislamiento que ha existido por largos años, ejecutado y cuidadosamente tejido algunas veces por la fuerza por EEUU, y seguido al pie de la letra por sus incondicionales o timoratos en el mundo.

Más allá de la agenda comunitaria sobre Cuba, el bloqueo persiste y se vuelve un más permanente, al que de seguro ni siquiera las reuniones comunitarias previstas mencionarán, ignorando sus consecuencias en un país como Cuba, que resiente la imposición de tal acción unilateral y la sufre 24 horas al día de múltiples y variadas maneras en perjuicio de su sociedad total.

Me preguntó si alguna vez un señor de estos «turistas» estará del lado de los débiles, denunciando las injusticias globales que ocurren y poniendo en la dimensión correcta su acción e intereses.

Valga también mi reconocimiento a esas voces que se alzan inclusive en el seno de algunos gobiernos de Europa, los cuales han logrado establecer cuando se ejecuta politica exterior independiente y cuando ésta se hace sometida y calculada por otros intereses, la mayoria de ellos inclusive hasta extra-comunitarios.

Muchas gracias.
Cordialmente,

Luis A. Sibrián. San Salvador, El Salvador. Centro América.

Cartas de los lectores.
El Inconformista Digital.-

Incorporación – Redacción. Barcelona, 21 Octubre 2004.