Itoiz desalojado: Sólo les queda llenar el pantano

El pasado miércoles, 18 de junio, se hizo efectivo el desalojo definitivo de los habitantes del pueblo de Itoiz, en el Prepirineo navarro, para proceder al llenado del pantano que lleva el mismo nombre.

Itoiz ha resistido tres días pero, finalmente, las fuerzas del orden consiguieron echar a sus habitantes y comenzaron las obras de demolición de los edificios. Según el grupo “Solidarios con Itoiz”, se han producido un total de 53 detenciones en estos últimos 4 días.

Se han convocado, en todo el territorio del Estado, numerosas concentraciones en apoyo al pueblo de Itoiz, pero sin olvidar tampoco a otros lugares que se encuentran en la misma situación como Biscarrués, Santaliestra o Yesa.

Hay que recordar que el pantano de Itoiz forma parte de la gran obra hidráulica que conocemos como “Plan Hidrológico Nacional” y que, al igual que los otros embalses que propone esta ley, ha sido firmemente criticado tanto desde el pueblo como desde los expertos en infraestructuras y medio ambiente.

Las luchas contra el pantano de Itoiz tienen su historia. En 1995, un grupo de solidarios cortó los cables de la presa, todavía en construcción. El aparente vandalismo que esta acción nos puede sugerir no lo es tanto si tenemos en cuenta que la propia Audiencia Nacional declaró nulo e ilegal el proyecto del pantano de Itoiz, exigiendo a la Coordinadora de Itoiz el pago de 23.000 millones de pesetas para su paralización. Pero las obras siguieron y siguieron… y la obra se terminó, y ahora el pantano se va a llenar. Algunos de los detenidos por el corte de cables tuvieron pena de prisión de hasta 16 meses. Y lo que la Audiencia Nacional dijo… se lo llevó el viento. La justicia desvió el problema judicial, que en un primer momento estaba en la presa en sí, hacia sus opositores, llegando a calificarlos de “terroristas”.

El pantano de Itoiz, como todos los demás que se quieren construir o están en ello, es una pieza clave para hacer posible el trasvase del Ebro: es imprescindible que haya un margen de agua que se pueda regular para que el caudal que se trasvase sea el deseado, ya que si se espera poder sacar en verano 1.050 hm3 de excedente del Ebro -que es la cantidad estimada por el PHN para que el trasvase de aguas tenga alguna utilidad en el Levante y Murcia-, pues ya pueden esperar porque no hay (les invito a venir y comprobarlo). Para eso son necesarios los pantanos. Para eso se expolian pueblos.

Marta Cambronero. Zaragoza. 21 Junio 2002.
Colaboradora, El Inconformista Digital.