Un poco de televisión

Hoy cuando llegue a mi casa por la noche, mientras cenaba me dio por encender la televisión para ver que daban. Creo que para hablar de buena o mala televisión hay que verla antes, últimamente soy de un ingenuo increíble.

Así pues empece por Telecinco para ver Gran Hermano. Este experimento sociológico, el de los espectadores que lo ven, no el de los concursantes, sigue causando estragos y es preocupante. Este concurso, que a mi parecer es mucho mejor que Operación Triunfo, más que nada por gustos personales, lo cual me preocupa seriamente, podría ser hasta interesante si se omitieran las pruebas que tienen que superar, ahí se vería del todo la falsedad o sinceridad de sus concursantes, pero claro eso ya seria quizás demasiado científico y vendería menos. ¿Seria una comuna libertaria? Mejor me callo. La verdad es que poco más puedo decir de este programa.

Continúe viendo la televisión y acabe en Antena 3, donde el Mundo Televisión, me traía otra entrega de – Al Descubierto -, ellos si que se quedan al descubierto. Este programa, una semana nos trae las mafias que envuelven los concursos de mises, y otra a charlatanes como Paco Porras. La semana pasada persiguieron a la virgen de Fátima hasta su casa, increíble.

Ayer mostraron un tema ya más importante, aunque ha quedado en segundo plano. El reportaje y la mesa de debate, andaba sobre la videncia y los 906, criticaban el timo y el fraude que hay detrás de ese negocio sobre los usuarios. Todo eso ya es evidente y sabido por todos, como las apariciones marianas, los curanderos, los charlatanes y el negocio de las mises, lo que realmente interesaba y quizás no se sabia tanto era lo referente a la explotación de los trabajadores en esas líneas 906.

Al parecer, gente sin trabajo y con ganas de trabajar, sepa o no sepa de que va el tema, acaba de tele operador en estas empresas de 906, no les hacen contrato alguno y encima tienen que hacerse autónomos, ¿y por que? Bien sencillo, para ahorrar el pago de la seguridad social. Esto me sirve para ampliar el tema y hablar de la situación laboral de mucha gente que trabaja, casi siempre y sin tener otro remedio, en trabajos basura.

No solo los trabajadores de esos 906, trabajan sin contrato y se les obliga a hacerse autónomos, si no gran variedad de trabajadores de subcontratas del ramo de las telecomunicaciones, entre otros sectores, corren la misma suerte. Si nos ponemos a pensar en la situación de mucha gente veremos que esto es más común de lo que parece y abarca demasiados sectores de trabajo.

Si descendemos más en la escalera de precariedad laboral, podemos hablar de los trabajos que realizan los inmigrantes pobres que cruzan el estrecho provenientes de Africa, o los Pirineos provenientes de los países del Este. Si hacemos la distinción entre sexos, estamos hablando de trafico de mujeres y prostitución.

En estos últimos casos de precariedad laboral, por no llamarla esclavitud directamente, estamos hablando de mafias y empresarios sin escrúpulos, en los anteriores casos estamos hablando de empresarios de talante neo liberal del todo afines a las nuevas políticas laborales de nuestro gobierno.

Antes de apagar el televisor, vi las ultimas noticias desde Palestina en los informativos, no recuerdo el canal. Los profesionales de la información que hacen reportajes de otro talante, a mi parecer más revelador y de interés publico, mostraban los camiones de la basura llevando cadáveres. Tampoco es sensacionalismo, es realidad y hay que mostrarla, aunque cree sensación, vergüenza, y asco por esta pena de mundo que tenemos.

Marlowe. Barcelona. 18 Abril 2002.