Fin de la Justicia Universal

La mayoría absoluta del Partido Popular ha aprobado limitar la capacidad de los jueces españoles de investigar y procesar delitos de lesa humanidad, genocidio y tortura cometidos en otros países. Esta reforma de la jurisdicción universal hará archivar casos como las masacres en el Tíbet perpetradas por el ejército chino, el genocidio de Ruanda, el asesinato del cámara José Couso en Iraq o la represión de los saharauis en Marruecos.

El fin de la Justicia Universal se produce un día después de que la Audiencia Nacional cursará una orden de búsqueda y captura internacional contra el ex presidente chino Jiang Zemin (1993-2003) y que el gobierno de este país amenaza a España con consecuencias. – seguir leyendo

Editorial: Nos están matando
El silencioso genocidio en el Cono Sur – por Francesc Sánchez
Crónica de un juicio a un genocida [Adolfo Scilingo]

La reforma de la jurisdicción universal ahora solo permitirá juzgar a españoles que hayan perpetrado crímenes en otros países contra españoles cuya extradición se haya denegado o extranjeros que viven en nuestro país que hayan cometido crímenes también contra españoles. Esta reforma era necesaria en palabras del portavoz del Partido Popular Alfonso Alonso porque provocaba «disputas inútiles que solo generan conflictos diplomáticos», según dijo su portavoz parlamentario.

Por la Justicia Universal el juez Baltasar Garzón en 1998 pudo cursar una orden de búsqueda y captura internacional contra el ex dictador chileno Augusto Pinochet que fue finalmente detenido en Londres pero que nunca llegó a extraditarse a España. Importante también fue el juicio en la Audiencia Nacional contra el ex militar argentino Adolfo Scilingo por su intervención en 30 muertes, torturas y secuestros, siendo condenado a 640 años de prisión por crímenes contra la humanidad.

La oposición en bloque, encabezada por el PSOE, se ha opuesto al fin de la Justicia Universal. Pero este mismo partido cuando gobernaba en el 2009 pactó con el Partido Popular una reforma de la ley para que la Audiencia Nacional solo fuera competente para casos que afectaran a españoles y en los que no hubiera causa abierta en otros países. Esto sucedió después de las protestas y presiones del gobierno israelí por querella contra el entonces ministro de Defensa israelí y seis mandos militares por una matanza de 14 civiles en el territorio palestino de Gaza el 22 de Julio de 2002 en la que se personó como acusación particular el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe. El tribunal tras modificarse la ley de la jurisdicción universal y haberse celebrado un juicio en Israel cerró el caso.

Con el fin de la Justicia Universal en España se pone un punto final a una jurisdicción universal que otros países pueden seguir como ejemplo dejando las causas de lesa humanidad, genocidio y tortura en manos de un Tribunal Penal Internacional que países como Estados Unidos, China e Israel no reconocen su autoridad.

Redacción. Internacional. El Inconformista Digital.

Incorporación – Redacción. Barcelona, 13 Febrero 2014.