El Prestige, crónica de un desastre ecológico

En la madrugada del día 13 de Noviembre, Galicia comenzó a vivir una pesadilla de la que todavía no ha despertado. El temporal que azotaba todo el litoral gallego, propició que el petrolero Prestige, escorase a escasas millas de la Costa de la Muerte.

Este petrolero transportaba en el momento del accidente más de 75.000 toneladas de crudo, que se ha ido vertiendo poco a poco a lo largo y ancho de toda la costa gallega sin que nadie haya podido o sabido evitarlo, esta es la crónica del accidente.

Día 13 de Noviembre

El petrolero Prestige , con bandera de las Bahamas, sufre un accidente frente a la costa de Finisterre, mientras en su interior transporta 77.000 toneladas de crudo, este barco se dirigía a Gibraltar. El accidente dicen que se debió a una inclinación súbita de un costado propiciado por el mal tiempo reinante.

A media tarde un equipo del Servicio de Salvamento Marítimo rescata a parte de la tripulación del petrolero, integrada por 27 personas, dos griegos, un rumano, y 24 filipinos, que son conducidos al aeropuerto de Peinador, en Vigo, quedando a bordo el capitán y dos técnicos. Continúa el temporal, por lo que las labores de rescate son dificultosas.

Día 14 de Noviembre

El petrolero se encuentra a cuatro millas de la costa debido a la vía de agua y al fuerte temporal reinante. A primeras horas el Prestige se encontraba a seis millas de Cabo Touriñán, y este mismo día por la mañana los buques de salvamento logran amarrarlo, enciende motores y es remolcado por el buque Ría de Vigo con el fin de alejarlo de las rías gallegas, pero en su desplazamiento, el buque va soltando fuel a escasas millas de la costa gallega, siendo muy dificultosas y complicadas las tareas de control del buque. La mancha de combustible que el Prestige va dejando tiene ya un total de 37 kilómetros, la alerta medioambiental está servida.

Mientras en España hay un rosario de acusaciones, comenzando por responsabilizar al país de la empresa armadora Grecia, y al lugar de donde procedía la carga, Lituania.

Día 15 de Noviembre

En la costa de la Muerte puede comprobarse que a un kilómetro de la playa la mancha de combustible es ya visible, los marineros comienzan a mostrar su preocupación e indignación.

Es detenido el capitán del buque, y acusado por las autoridades españolas de desobediencia y atentado contra el medio ambiente, y los dos tripulantes que permanecían en el barco son evacuados y trasladados al aeropuerto de La Coruña.

En alta mar, el buque amenaza con partirse en dos presentando una grieta de 35 metros, sin embargo las autoridades considerando que el riesgo no es inminente deciden alejar al Prestige de aguas españolas, decisión rechazada por los ecologistas que abogan por el trasvase de las 75.000 toneladas de crudo que todavía permanecen en su interior, pero se desoye esta solución y el Prestige continúa bogando y dejando un rastro de crudo cada vez mayor mientras se dirige a alta mar.

Día 16 de Noviembre

La marea negra comienza a llegar a las costas de Finisterre, alcanzando durante el presente día la costa entre Finisterre y La Coruña, 35 kilómetros de costa para ser más exactos.

Aparecen también las primeras aves afectadas por la marea negra.

Camelle, Corme, La Coruña, Caión, Malpica, Laxe, Camariñas y Finisterre son los municipios más afectados hasta este momento.

José Trigueros, director general de Costas del Ministerio de Medio Ambiente acude a inspeccionar y estudiar la zona que está afectada por el vertido de fuel oil, a la vez que López Veiga firma una resolución por la que se decreta el cierre de una zona de la costa coruñesa al marisqueo.

Día 17 de Noviembre

Barreras flotantes son instaladas en las inmediaciones de los bancos de marisqueo que se encuentran en peligro en la zona de la Costa de la Muerte. En Camariñas se trabaja con aspiradoras y tanques y se dispone de un total de 18.800 metros de barrera para evitar lo inevitable.

Mientras tanto el petrolero navega a unas 70 millas de la costa de Finisterre, asistido por cuatro remolcadores a la vez que continúa vertiendo manchas de fuel oil al Océano Atlántico y dejando atrás parte de su casco.

Poco a poco el petróleo va cubriendo la arena de las hermosas playas del norte gallego dejando a la vista una imagen dantesca.

Día 18 de Noviembre

Comienzan los trabajos de limpieza en playas como la de Malpica, los marineros están en tierra desolados contemplando como el sustento de sus vidas se cubre de negro.

Militares de la Armada colaboran en la limpieza de las playas e incluso de las plazas del ayuntamiento de Malpica cubiertas por fuel oil.

Continúa el rescate de aves afectadas por la marea (araos, cormoranes, gaviotas) que llegan a tierra intoxicadas y medio muertas.

Un buque de apoyo francés ha recogido ya 90 toneladas de fuel oil.

Día 19 de Noviembre

Llega el momento más temido, el Prestige a las 8 de la mañana se parte en dos y desaparece lentamente bajo las aguas a 233 kilómetros de las Islas Cíes, la marea negra ahora comienza a amenazar las Rías Bajas.

Todos los mariscadores de las Rías Bajas aumentan su actividad de recogida de piezas, para retirar la mayor parte posible de producción ante la amenaza y el riesgo de la marea negra.

Hay escasa información, y los gallegos comenzamos a sentirnos si es que ya no lo habíamos hecho maltratados y engañados.

Las diferentes cofradías de la provincia de Pontevedra celebran reuniones para adoptar medidas conjuntas y crean una comisión de urgencia.

Se habla de una nueva mancha que marcha hacia el Norte.

Día 20 de Noviembre

Jaume Matas ( Ministro de Medio Ambiente) viaja a la Costa de la Muerte para ver in situ la tragedia.

De nuevo el temporal azota las costas gallegas, fuertes lluvias y vientos provocan la ruptura de algunas barreras anticontaminación colocadas en el litoral gallego.

En O Grove se apura la recogida de marisco por miedo a que la marea negra alcance antes de lo que se cree las Rías Bajas.

En la Ría de Noia cientos de mariscadoras extraen del mar cantidad de berberechos y almejas, lo mismo pasa en Lourizán y en la totalidad de las Rías Bajas altamente amenazadas ya por los vertidos, se trata de salvar la mayor cantidad de piezas y poder venderlas antes de que se pierdan.

Se conoce la noticia de que el Prestige es de la misma naviera griega que el Mar Egeo que tanto daño hizo también a nuestras costas.

Día 21 de Noviembre

Buques preparados para la limpieza del fuel oil no pueden actuar debido al fuerte temporal que azota de nuevo las costas gallegas.

Se prohibe faenar en la costa de Corcubión.

Y llegan las visitas oficiales, El presidente de la Xunta aparece por fin en escena, acompañado del conselleiro de pesca para comprobar los efectos de la marea, así mismo viaja a Galicia José Luis Rodríguez Zapatero secretario General del PSOE.

Día 22 de Noviembre

El gobierno español afirma que son tres las manchas de fuel oil, pero las autoridades francesas que observan la zona las cifra en cuatro.

Se desata la polémica, y Portugal y Francia dan la alarma de nuevos vertidos en el lugar donde naufragó el buque.

El presente y el futuro

En estos momentos la marea negra afecta a 400 kilómetros de litoral. El acuario de la Coruña se mantiene en tensa espera y extremando las medidas de seguridad, una sola gota de fuel sería suficiente para que el acuario tuviese que cerrar y trasladar a todas las especies allí recogidas.

Greenpeace denuncia que su ayuda fue rechazada además de la precariedad y falta de equipos.

Y después de todo esto una se entera de que el Señor Fraga Presidente de la Xunta de Galicia estuvo de caza durante el primer fin de semana de la tragedia, y tiene que escuchar a Mariano Rajoy ( gallego para más inri), declarar que no hay marea negra. ¿Ah no? ¿Cómo la llamaría usted Señor Rajoy?

Galicia, herida tantas veces por desastres ecológicos semejantes al que nos ocupa, nos preguntamos como es posible que no existan medios en este país ni sistemas de emergencia para dar soluciones a catástrofes como ésta, es increíble que después de que hayan pasado 10 años del hundimiento del buque Mar Egeo que tanto daño causó en nuestras costas no hayamos avanzado nada en lo que a seguridad y medidas de control se refiere, como igual de increíble sigue siendo que el gobierno declinase la ayuda de países que se ofrecieron a colaborar con él para dar una solución al problema, como Francia, Portugal y el Reino Unido, así como la de la organización Greenpeace. Cualquier información que recibimos estos días de boca de algún miembro del gobierno está redactada de forma que el problema no parezca tal problema, es decir minimizándolo todo. Ya es hora de que cambien las cosas, tendrán que cambiar porque los gallegos no nos hemos dejado engañar, sabemos cuan grande e importante es un accidente ecológico de estas características y no a corto y medio plazo, si no también a largo plazo.

Los que habitamos este pequeño lugar del mapa, es decir los habitantes de Galicia, todavía seguimos esperando que alguien nos solucione este problema, no queremos solamente culpables, ya el Sr. Aznar se ha encargado de culpar a Gibraltar. Queremos soluciones, porque cientos de familias van a quedar sin trabajo y de estas familias dependen otras y de estas otras. Sólo los que aquí vivimos sabemos de la riqueza del mar, de lo grande e importante que es el mar para el pueblo gallego.

Limpieza de la playa de Caion

Fuentes fotográficas: AP y Greenpace España.

Ilga. Pontevedra. 24 Noviembre 2002.

Reportajes – El Inconformista Digital